Slider

NUESTRA HISTORIA

Luego de un largo tiempo de “jugar” a hacer cerveza en casa nos decidimos a armar un lugar para permitir que este hobby crezca.  Conseguimos un lugarcito en el barrio de Agronomía donde empezamos a armar un equipo más grande y con planes de crecer.  Todo a pulmón, en el tiempo que teníamos libre.  Y arrancó nomas… Empezamos a vender las primeras botellas, creamos el Club de la Cerveza repartiendo una vez por mes cajones de 12 botellas de estilos variados y a pedido, y manejamos los primeros clientes.  También tuvimos que capacitarnos, algo que al día de hoy no se detuvo.  Cursos, charlas, talleres, libros y videos…. había mucho que aprender y sigue habiendo!  Durante esta etapa estábamos solos (o casi).  Teníamos que golpear puertas, explicar lo que era la cerveza artesanal y como juzgarla y disfrutarla, convencer a clientes a salir de lo típico…  Costó y fue una lucha pero paso a paso la rueda arrancó.

"Todo a pulmón, con el tiempo que teníamos libre"

Eventualmente el hobby creció y ese lugar de Agronomía que nos vio crecer se hizo chico.  Por suerte conseguimos un lugar en el barrio de Saavedra que nos iba a permitir trabajar más tranquilos y seguir creciendo de a poco.  Ya no era un hobby, era un proyecto y lo tomamos como tal.  Acondicionamos el lugar como una fábrica en serio y nos dedicamos full-time a la producción de cerveza.  Esta estapa fue acompañada por el crecimiento de la cerveza artesanal a nivel país y eso nos cambió un poco los planes.  Teniamos consumo asegurado y al mismo tiempo apareció una competencia que nadie esperaba.  Esto aceleró nuestro recimiento e hizo que el nuevo lugar también nos quedara chico antes de tiempo.  Y bueno, ya estábamos en la ola, había que surfearla.

"Ya no era un hobby, era un proyecto y lo tomamos como tal."

Y llegó el tiempo de jugarse…. Nos decidimos a crecer y enfocar todas nuestras energías en este proyecto; él solo nos iba guiando.  Así empezamos a invertir en bloques de cocción, fermentadores, barriles, …  y todo lo que vino después.  Sumamos gente y formamos un increíble equipo de trabajo con amigos y familiares manteniendo siempre los objetivos iniciales: hacer la mejor cerveza que podamos y disfrutar mientras lo hacíamos.  Este último punto fue esencial; toda decisión que tomamos a lo largo de este proyecto fue fuertemente orientada a seguir disfrutando de nuestro día a día…

Hoy, después de mucho trabajo y esfuerzo, el cual es imposible de cuantificar, Arrecifes ya tiene su lugar y nosotros ahí estamos para darle vida y disfrutarlo mientras evolucionamos todos juntos; Arrecifes y nosotros.

ALGUNOS RECUERDOS